Cuida las Hormonas femeninas

Posted by on mar 10, 2015 in Blog, Salud Holistica | 0 comments

Es evidente que en la actualidad el tema de las hormonas y anticonceptivos , no solo es de interés para las personas mayores en estado menopáusico, sino también para los jóvenes que buscan escaparse de los embarazos no deseados. Los anticonceptivos son básicamente hormonas, progesterona, estrógeno y testosterona , extraídas de monos, puercos, ratas u otros animales, o sintetizadas quí-micamente en laboratorios que funcionan como una especie de simula-dor que hacen creer al cuerpo que ya hay embarazo y así el organismo tenga que hacer que el óvulo no madure, o el conducto vaginal crea defensas elevadas para aniquilar a los espermas antes que lleguen al útero o simplemente no haya la capacidad del ovario de implantarse en las paredes del útero. Como quiera que sea, estos estados extremos y de simulación que provocan al cuerpo, con los meses traen sus consecuencias, llamados efectos colaterales y secundarios.

Además de las comunes molestias que se pueden percibir en el periodo pre menopáusico, llamado climaterio, también se suscitan calores sofocantes en diferentes zonas del cuerpo, sudoración contínua, náuseas, dolores de cabeza, resequedad en la piel, ansiedad, desestabilización emocional, insomnio, cambios de humor entre otros. Es muestra que en el organismo la cantidad de hormonas están descompensadas, precisamente en esta etapa los niveles de estrógenos y progesterona son muy bajos. En ese momento surge una de las preocupaciones más grandes, ¿debo de tomar hormonas? La respuesta más fácil y convenientes para la industria farmacológica es que sí, y de por vida si puede.

A cambio, la medicina científica natural indica que el consumo de hormonas artificiales o de origen animal son innecesarias y con el tiempo se convierten en agentes multiplicadores de enfermedades a veces hasta irreversibles. Según recientes investigaciones confirman que existe una relación directa entre el consumo de anticonceptivos y la formación de quistes, miomas, fibromas y tumores cancerígenos. Los casos son millares de mujeres que han experimentado cambios en su organismo a nivel físico y a nivel mental después de tomar las primeras dosis de estos fármacos. Físicamente pueden aumentar de peso con facilidad (exceso de hormonas), tienen sensación de llenura, dolores de huesos, caderas, agotamiento, cansancio, falta de energía y vitalidad, irritabilidad, insomnio, entre otros síntomas que indican también que el cuerpo está sufriendo desajustes en sus sistemas.

Frente a esta realidad, cada vez más conocida públicamente, los científicos intelectuales no tienen otra que ir aceptando las consecuencias. En la publicación del 2003 en el “Journal of the American Medical Association (JAMA)” ha vuelto a echar por tierra la sustitución hormonal, en este caso acerca de la prevención del Alzheimer. Lo cierto es que el tratamiento no sólo no protege a las mujeres menopáusicas del deterioro cognitivo asociado al envejecimiento, sino que incrementa el riesgo de sufrir demencia .

Explica Román Alberca, jefe del servicio de Neurología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla-España sobre el experimento que desarrollaron en pro de buscar una alternativa farmacológica para prevenir el Alzheimer. Más de 4.500 voluntarias que participaban en el WHI (estaban tomando una combinación de estrógenos y progestágenos o bien una sustancia inactiva), mayores de 65 años y sin signos de demencia se sometieron a sucesivas pruebas sobre su capacidad cognitiva y signos del trastorno neurodegenerativo. Al igual que el resto del ensayo, el seguimiento se suspendió a los cinco años (tres antes de lo previsto), pues en este tiempo se ha visto que los peligros de la terapia superan a sus beneficios.

Los estrógenos no mejoraron la función cognitiva de las voluntarias, e incluso, aumentaban las probabilidades de que estas facultades empeorasen con el tiempo. Para más preocupación, entre las que tomaban hormonas se dieron el doble de casos de demencia, tanto de Alzheimer como de tipo vascular (40), que en el grupo placebo (21). “Se duplica el riesgo, aunque en cifras absolutas es muy pequeño”, agrega Alberca. Es decir, de dos grupos de 10.000 féminas mayores de 65 años (uno que tomase estrógenos y otro, no), entre las primeras se producirían anualmente 23 casos más de demencia que entre las otras.

Resultados: de hecho, los perjuicios de las hormonas artificiales en el cerebro pueden atribuirse a esos problemas vasculares. Como entre las mujeres que toman el tratamiento se producen más infartos cerebrales, razonan los autores, podría ser que incluso mujeres aparentemente sanas también hayan experimentado “ictus indetectables” que ocasionen una demencia o aceleren un trastorno neurológico ya existente.

En tal efecto, para estabilizar el buen funcionamiento de las glándulas endocrinas, quienes son las que producen las hormonas para el cuerpo, es precisamente el punto de inicio de resolver este tipo de problemas, “prevenir es mejor que sufrir y curar”. Los expertos en la materia sugieren algunas recomendaciones muy sencillas pero determinantes para mantener un mejor estado de salud a nivel hormonal:

- En primer lugar evite la extracción de los ovarios, la mayoría de los casos son cirugías innecesarias, que lo único que producen son altas comisiones para los médicos que solo buscan lucrar, perdiendo todo sentido de conciencia y ética moral. Se estima que el 95% de las operaciones de histerotomía (extirpación del vientre) son prevenibles, si se hubiera practicado un estilo de vida saludable. En el caso de los hombres evitar la estereotomía (ligamiento del conducto espermático que sale de ambas gónadas).
- Los ovarios aun después de desaparecer la menstruación, continúan produciendo estrógenos que son de importancia para el buen funcionamiento del organismo. Las hormonas artificiales no llegan a cumplir sus funciones en su totalidad como lo hacen las hormonas que son producidas por el propio organismo.
- Evite el consumo de pastillas anticonceptivas, porque las sustancias químicas con las que son elaboradas, según estudios independientes, están produciendo efectos secundarios, elevando las probabilidades de contraer diversos tipos de cáncer principalmente en la matriz y los senos.
- El consumo de fitoestrógenos en su estado natural es importante, y los puede encontrar en una variedad de verduras y legumbres como: habas, alubias, frijoles, habichuelas, judías, y en algunas yerbas. Entre las gramíneas la más reconocida es la soya, que pueden contribuir a aliviar algunos síntomas de la menopausia. También, es importante el consumo de frutos secos y nueces, por su alto contenido en selenio, vitamina E, lípidos y fotoquímicas, que contribuye a disminuir la proliferación de células cancerígenas. Además, sus grasas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) contribuyen a la reducción de los niveles de triglicéridos en la sangre y del colesterol malo (LDL) por el contrario el bueno (HDL), disminuyendo las afecciones cardiacas. La avena, por su composición en vitaminas E, complejo B y fibra, actúa como antioxidantes, contribuye a retirar los metales nocivos que hay en la sangre además de regular las función intestinal, controla la presión alta y baja, por el efecto de la fibra.
- Consumir bastante miel de abejas, jalea real y polen, estos productos magníficos ayudan a regular y estabilizar el funcionamiento de las glándulas endocrinas y exocrinas.
- Realizar ejercicios físicos mínimo 45 minutos por día. Busque que esta actividad sea un hábito en su estilo de vida, y comprobará por usted mismo los resultados positivos.
- Llevar una vida sexual ordenada, con sentimientos de lealtad, fidelidad hacia su pareja, evitando cualquier tipo de engaños, adulterios, tanto en lo físico como en lo mental.
- Evitar el consumo de tóxicos, como el alcohol, la nicotina, cafeína, o cualquier estupefaciente o droga alucinógena. Básicamente lleve una vida sexual saludable, con el tiempo se dará cuenta de las bondades que tiene la energía sexual, y mucho más si esta es sublimada a conciencia tanto en solteros como en casados.

como-saber-si-tu-piel-esta-saludable_3960

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Copy Protected by Chetans WP-Copyprotect.