Cuantas veces debemos comer al dia?

Posted by on nov 1, 2012 in Blog, Salud Holistica | 2 comments

¿CUANTAS VECES Y PORQUE ?

Las actividades del día tanto en el trabajo como en el hogar, generalmente están acompañadas de refrigerios, picaditos, media mañana, “snacks” o como se quiera llamar. Lo cierto es que muchos acostumbran a comer o tomar entre comidas. Las opiniones científicas varían de acuerdo al enfoque. La medicina alopática defiende la hipótesis de que comer varias veces al día es más saludable, mientras que la medicina natural  homeopática  sigue el curso biológico científico del cuerpo, y recomienda comer solo tres veces al día, en caso de las personas que estén en condiciones normales y sean mayores de siete años.

El caso de los niños menores de siete años es una excepción, el número de veces que deben alimentarse pueden ser hasta cinco por día, y para los bebes menores de 12 meses, hasta siete veces. En ambos casos dada la edad, el sistema digestivo es más rápido y el tipo de alimentos que se deberían dar a los niños es mas liquido que solido. Lo más recomendable es que se consuman frutas, compotas con miel de abejas, proteínas de origen vegetal, jugos, sopas y purés de verduras.

Controlar el número de veces que se coma al día es conveniente por muchos motivos, principalmente preventivos. Cada bocado de alimentos que ingresa al estómago, genera una producción de jugos gástricos, si esta segregación se prolonga por más de una hora continua y con un intervalo de menos de cuatro horas de una comida a la otra, los niveles de acidificación estomacal sobrepasan los niveles normales (pH menos de 1), desgastando las paredes de mucosa estomacal. Con el paso de los días, puede desarrollarse gastritis, y fácilmente convertirse en úlceras sangrantes, creando un lugar propicio para un tumor o cáncer estomacal.

Además ayuda a mantener las piezas dentales y encías saludables. Una persona que mantiene todo el día comiendo sin intervalos de por lo menos 4 horas o tiene la costumbre de tener una goma de mascar o confites, facilita la proliferación de las bacterias de la boca, hay un desgaste del esmalte de los dientes y resulta muchas veces en caries, gingivitis y otros problemas bucales. También, se contribuye a elevar los niveles de ácidos gástricos, ya que el estómago responde a la ensalivación que se produce en la boca, es decir, que en todo que se mastique se están produciendo ácidos estomacales.

Un exceso de acidificación estomacal, tiene otras complicaciones como la acidificación de la sangre y sus efectos.

Hasta aquí hemos dado referencias del porque no es conveniente comer entre comidas desde el punto de vista físico científico. Sin embargo, las consecuencias no quedan ahí, porque los niveles energéticos del organismo se ven afectados. El ritmo biológico que tiene cada sistema, es alterado por el sobre esfuerzo de trabajo que se le da al procesar varias digestiones en el día. El hígado, páncreas, riñones, corazón y otros órganos sufren desgastes. El tiempo y energía que debían disponer para su auto-desintoxicación disminuyen en un alto porcentaje. En vez de refaccionar algún órgano o nutrir a las nuevas células que se están formando, deben producir energía extra para compensar el trabajo físico y adicional. En resumen, la persona es propensa a contraer cualquier tipo de enfermedades bacterianas o virosas, simplemente por disfunciones biológicas.

Es bueno evitar consumir productos extremadamente perjudiciales como son las bebidas gaseosas[1]* de todo tipo, sabor, color y marca, ya que además de contener ácidos sintetizados, azúcar refinada, y sustancias fármaco-dependientes como la coca, tiene altas cantidades de dióxido de carbono. Este último elemento es el mismo que los pulmones expulsan después de extraer del aire el oxigeno. En otras palabras, son productos 100% perjudiciales.

El consumo de gaseosas, comer entre comidas, la calidad de alimentos y otros factores previamente observados como el estreñimiento, resultan en una salud gastrointestinal muy pobre.

Como referencia de la situación que se vive en muchos países, es suficiente observar los resultados de las últimas investigaciones en el 2008 en la población mexicana, indican que el 70% de los mexicanos sufren de problemas gástricos, desde halitosis, gastroenteritis, acidez, hepatitis, gastritis, ulceras pépticas, colon irritable, tumores y cáncer[2]. En España para el 2007, el 80% de su población presentaba algún problema gástrico[3].

Quienes acostumbran comer o tomar alimentos, varias veces, a las 8 am, 10 am, 12 pm, 1 pm, 4pm, 8pm, 11pm y sucesivamente, el sistema digestivo debe iniciar varios procesos digestivos, según el número de veces que coma al día. Es decir, si en total comió 7 veces al día, entonces son 7 procesos digestivos diferentes. Esta es la forma de proceder del sistema digestivo. Cuando esto ocurre, cada proceso nuevo obstruye al anterior y por lo tanto el bolo alimenticio que estaba siendo procesado queda retenido en la zona que se encontraba. De esta forma también se van formando los cúmulos de bolo fecal en diversas zonas de los intestinos, dando una sensación de llenura total.

Desde el punto del bio-ritmo, todos los sistemas existentes en nuestro organismo trabajan en coordinación, mientras unos se activan más en ciertas horas del día, otros se activan menos. Normalmente el trabajo siempre se distribuye en grupos de 3 órganos o sistemas. Por ejemplo, el sistema digestivo cuando se activa en mayor nivel, entonces al mismo tiempo el sistema circulatorio empieza a trabar con mayor intensidad, 70% del torrente sanguíneo se va posicionando en la zona diafragmática del cuerpo. Inmediatamente el mecanismo de movimientos peristálticos entra en funcionamiento con mayor intensidad, preparándose de inmediato los sistemas de filtración como es el riñón.

Siguiendo la previa comparación del cuerpo y la similitud con el automóvil, el motor lleva trabajando 24 horas, todos los días, el motor se puede sobrecalentar y dañar. Algo similar ocurre con los sistemas que contiene el cuerpo, el exceso de trabajo le generan problemas. Por ejemplo, en el caso del sistema digestivo, cuando se consume en exceso, con demasiada frecuencia, gran cantidad de grasas, carbohidratos y proteínas de origen animal, se incrementa la temperatura interna del cuerpo a más de 37oC. Este cuadro médico recibe el nombre de “fiebre interna o estomacal”, muchas veces la persona no percibe este estado, sin embargo, uno de los síntomas es que la persona presente labios resecados, irritaciones, “fuegos” o pequeñas llagas dolorosas en los labios y encías.

La fiebre estomacal, tiene una incidencia en la salud bastante importante. En las últimas décadas se han realizado  importantes investigaciones al respecto, con el objetivo de prevenir este problema que generar efectos multiplicadores en la salud. El doctor Manual Lezaeta Acharan en su libro “Medicina Natural al Alcance de Todos”, afirma que la fiebre interna es uno de los problemas más serios que contribuyen a multiplicar las enfermedades. Una de las mejores formas de evitar este desajuste y muchos otros, es evitando por completo el consumo de comidas rápidas o “chatarra”.

 


[1]* La gaseosa (también llamada refresco o bebida carbonatada), es una bebida saborizada, efervescente (carbonatada) y sin alcohol. Estas bebidas suelen consumirse frías, para ser más refrescantes y para evitar la pérdida de dióxido d carbono, que le otorga la efervescencia. Comienza la fabricación de bebidas carbonatadas en Nueva York en 1832, cuando John Matthews inventa un aparato para mezclar agua con gas de dióxido de carbón, y además agregarle sabor. De la popularidad de la bebida nacen negocios que mezclan el agua carbonatada con sabores a elección, llamadas fuentes de soda. Sabores como naranja, limón, uva eran muy demandados. En aquella época la gaseosa también se vendía en farmacias como remedio para curar diversos males. En 1885, W.B. Morrison un farmacéutico propietario de “Old Corner Drug Store” en Waco, Texas, desarrolló un distinguido sabor en su fuente de soda. Su nombre Dr. Pepper, la más antigua gaseosa, que aún se vende en Estados Unidos. Casi por la misma época (1886), otro farmacéutico, llamado John S. Pemberton, experimenta con hierbas y especies como nuez de kola africana y la hoja de coca en la ciudad de Atlanta. El resultado, una bebida que bautizó como Coca Cola. Pemberton muere a sólo un año y medio de haber introducido al mercado el nuevo producto. En 1898, un farmacéutico de Carolina del Norte, Caleb Bradham, busca un tónico para el dolor de cabeza a la que le agrega pepsina. En 1903, registró la marca de esta bebida como “Pepsi”. Web: http://es.wikipedia.org/wiki/Bebida_gaseosa

[2] México, lunes 15 septiembre 2008 (EFE)

[3] http://www.economiadelasalud.com/Ediciones/13/08_enportada/digestivas.htm

2 Comments

  1. Muy buen aporte. La alimención es un aspecto fundamental en la vida de todo ser. La dieta adecuada es la base de una vida plena y saludable.

  2. En mi opinión, cada vez vamos a necesitar comer menos cantidad.
    Lo mejor es alimentarse de alimentos vivos como frutas, verduras, legumbres, semillas todas de procedencia ecológica.

    También beber buen agua mineral y agua de mar. No necesitamos ni lácteos ni tanta carne (o ninguna inclusive). La mayoría de las enfermedades se producen en la zona del estómago, cuanto menos necesitamos digerir mejor, es solo una opinión (creencia de mi intuición).

    Gracias!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Copy Protected by Chetans WP-Copyprotect.